Platos con mucho sabor

La cocina asturiana tiene fama de ser sabrosa, contundente, y de fuerte personalidad. Asturias ha sabido siempre preservar lo mejor de su cocina trasmitiendo sus secretos, como si de un legado se tratara, de generación en generación. Sin lugar a dudas, la riqueza de la cocina asturiana se basa en la calidad de sus materias primas.

El Cocido

Si hubiese que escoger un solo plato que identifique a Asturias la referencia inevitable es la Fabada, preparada con alubias blancas de la variedad conocida como "La granja" (IGP Faba de Asturias) cocidas a fuego lento con el "compango": chorizo, morcilla y un poco de jamón o tocino.

En Asturias "les fabes" (alubias) se preparan con variados productos de la mar y de la tierra, dando lugar a platos como les fabes con almejes, fabes con centollo o marisco, fabes con jabalí, y tantos sabores como puedas imaginar.

Entre los cocidos destaca también el Pote de Berzas, preparado con berza, patata y un buen compango en el que no puede faltar la carne fresca de cerdo.

Y de la unión entre la Fabada y el Pote de Berza surgió un cocido con nombre propio en Asturias, el Pote Asturiano, mezcla de patatas, berzas y fabes, con chorizo, morcilla, tocino y carne de cerdo, una verdadera explosión de sabor.

La tradición de los guisos se extiende a otros platos como las patatas rellenas o las cebollas rellenas, y que da una idea de como la forma tradicional de comer verduras y otros productos de huerta era habitualmente acompañados de carne o pescado.

Otros potajes menos conocidos más allá de nuestras fronteras, aunque no por ello menos sabrosos o interesantes, pueden ser el pote de nabos, propio de la zona central de Asturias, o el caldo de los Oscos en el occidente.

La Carne

Si los entrantes están dominados por la cuchara, los platos principales están protagonizados por unas excelentes carnes y unos extraordinarios pescados.

Las carnes tradicionalmente se preparaban guisadas, aunque hoy en día su alta calidad, permite que puedan degustarse en platos donde se aprecia su sabor de forma más auténtica. La Ternera Asturiana, con una marca IGP (Indicación Geográfica Protegida), se ofrece en solomillo, entrecot, al punto, a la piedra, sola o acompañada de una deliciosa salsa de queso de Cabrales.

Productos del cerdo

El "gochu" (cerdo), es la base de elaboración de los embutidos típicos: las morcillas (con variantes como moscancias, bollas y fariñonas), los chorizos, que pueden consumirse cocidos en sidra, o el chosco, elaborado principalmente en el Occidente de la región.

En la tradición figura asimismo como plato festivo el "pitu de caleya" (pollo de corral), una especie que se ha visto recuperada por algunos criadores como está ocurriendo con otras especies autóctonas: la oveja xalda y el gochu celta.

La caza representa un capítulo importante en la cocina regional de otoño, con especies tan significativas como el jabalí, el venado, el corzo, con los que elaboran suculentos platos.

El Pescado

En los ríos asturianos se obtienen también especies muy cotizadas como el salmón y la trucha, y la angula, el "oro" del mar, en la desembocadura del río Nalón.

Asturias cuenta con más de 300 km de costa bañada por el Mar Cantábrico y una arraigada tradición marinera en muchos pueblos pesqueros que proveen a las rulas (lonjas) de la región de una excelente materia prima.

Pescados y mariscos del Cantábrico

Los pescados son extraordinarios y muy apreciados por su frescura y sabor. Existen numerosas variedades entre los que destacan el sabroso bonito del norte, la merluza del pinchu (pescada con anzuelo), la lubina, la chopa, el "pixín" (rape), los besugos, los lenguados, el cabracho, el tiñosu, el bocarte y la sardina, y los calamares... que se pueden degustar en múltiples formas: a la plancha, al horno, fritos, en salsa, en caldereta, en sopas… Estos manjares se pueden encontrar en cualquier carta de un restaurante asturiano.

El Marisco

En cuanto a los mariscos son variados y apetitosos en todos los casos: "bugres" (bogavante), centollos, "andaricas" (nécora), percebes, langostas, quisquillas, ostras, almejas, los humildes bígaros, les llámpares (lapas), y los "oricios" o erizos de mar que acostumbran a saborarse en los chigres de una ruta casi sin fin, de las villas occidentales a los más orientales del Principado. Aunque admiten numerosas preparaciones, la mayoría de las ocasiones se cocinan al natural, se cuecen en agua de mar o a la plancha como manda la esencia culinaria de un plato que apenas necesita condimento alguno. También pueden degustarse de maneras más sofisticadas, como cremas, patés, base de suculentas salsas o sopas… en algún restaurante de cierto postín ideado para gourmets más exigentes en la formas.

El Dulce

Pescados y mariscos del Cantábrico

Una buena comida no debe rematarse sin un bocado dulce, y en Asturias, tierra de "llambiones" (golosos), existen abundantes alternativas. Hay que destacar algunos postres con especial peso específico como el arroz con leche (cuyo signo de identidad en Asturias es el "requemado" o tostado superficial), el tocinillo de cielo, los borrachinos, frixuelos, y más, las autóctonas casadielles, dulce de masa hojaldrada relleno de nuez, azúcar y anís, y entre los dulces de pastelería merecen especial atención tartas como charlota, la gijonesa, de manzana o de queso, los carbayones, los carajitos del profesor, las marañueles, … un sinfín de bocados que dejarán buen sabor de boca a los amantes de la repostería artesana.

En Asturias cada rincón y en cada mesa te sorprenderá un sabor… Te invitamos a descubrirlo y te esperamos con la mesa puesta!

Todos estos platos y muchos más, constituyen la esencia de la gastronomía asturiana. Sin perder de vista las raíces, el apego a la tradición y la calidad del producto hoy en día, la innovación preside los fogones y las mesas de muchos restaurantes de la región. Nombres como los de Nacho Manzano, Pedro y Marcos Morán, Jose Antonio Campoviejo, Alejadro Urrutia, y muchos otros, se codean con los más prestigiosos chefs nacionales e internacionales, adornando el olimpo de las estrellas Michelín y situando la gastronomía asturiana entre las más prestigiosas de la modernidad española. Muchos de ellos se integran en el colectivo Anova + y otros forman parte de proyectos internacionales como Eurotoques o slow food .

Destacan especialmente por su labor en la conservación de la cocina tradicional asturiana, un grupo de cocineras agrupadas en un colectivo denominado Guisanderas de Asturias .