Ruta de los Sabores del Campo

Introducción:

Sin lugar a dudas la imagen de la gastronomía asturiana está ligada a su plato más universal, la fabada, receta que aúna en su composición lo dos componentes fundamentales de la cultura tradicional asturiana: la agricultura y la ganadería.

La sociedad rural estaba basada en una economía de subsistencia y una unidad de explotación denominada Casería, donde se combinaba un cultivo de no muchas especies hortofrutícolas y una ganadería extensiva. O lo que es lo mismo, se cultivaba y se criaba lo que era preciso para el mantenimiento de la familia.

Recorrer los pueblos de Asturias es la oportunidad perfecta para descubrir un patrimonio etnográco maravilloso y unos paisajes espectaculares, pero también para sumergirte en un pasado cultural todavía vivo y acercarte a los métodos de producción y transformación de productos de una calidad excepcional. Muchos de ellos, como la Faba de Asturias, la Ternera Asturiana o el Chosco de Tineo, cuentan con el respaldo europeo y una Indicación Geográca Protegida. Otros productos están avalados por el certicado de Producción Ecológica (COPAE) o simplemente son de una calidad excepcional por proceder de razas autóctonas (gochu asturcelta, pita pinta, oveya xalda...).

Descubre la diferencia entre las vacas de carne y las de leche, conoce las razas autóctonas asturianas, viaja en el tiempo para conocer un pasado centenario pero todavía muy actual, prueba a dar de comer a los animales de granja, participa en los trabajos de la huerta, aprende a diferenciar la auténtica faba de Asturias, adéntrate en el mundo de los auténticos embutidos locales, ... y saborea la tradición gastronómica asturiana.